25 de septiembre 2020 numero usuarios registrados numero usuarios registrados 100 online numero usuarios registrados 17062
  
 
ver ruta Entre Arizkun y Azpilkueta
autor: Irisarri Iriarte, Mikel
Fecha de realización: 30/12/1899
Última actualización: 12/06/2020 

 hspace=

 
mide
Método de Información de Excursiones
Riesgo del Medio Medio El medio no está exento de riesgos
Dificultad en el Itinerario Itinerario Caminos y cruces bien definidos
Dificultad en el Desplazamiento Desplazamiento Marcha por caminos de herradura
Cantidad de Esfuerzo Esfuerzo De 1 a 3 h. de marcha efectiva
ver ruta Forma: Circular
ver ruta Zona: Montaña Noroeste
Descargar el track Descarga el track
Añadir a favoritos Añadir a Favoritos
Recorrido realizado He realizado el recorrido
Contactar con el autor Contactar con el autor

Distancia
9,3 km
Tiempo
3 h 10 '
Km Pista
8,1 km
Km Senda
1,2 km
Desnivel Máximo
 
257 m
   
Tramo máx de ascenso 149 m Acumulado de ascenso 216 m
Tramo máx de descenso 82 m Acumulado de descenso 216 m
   
 
Opiniones (1)
Arizkun-Apaioa-Azpilkueta-Zuaztoi-Urrasun-Ordoki-Arizkun(recorrido)

Descripción General de la ruta

Este paseo de casi 10 km. nos va a permitir conocer una buena parte del Cuartel baztanés de Baztangoiza, incluidos dos de sus pueblos, Arizkun, punto de partida y llegada, y Azpilkueta. Además, atraviesa los barrios de Apaioa, Zuaztoi, Urrasun, pertenecientes a Azpilkueta y el barrio de Ordoki de Arizkun. El paseo discurre por las faldas de los montes Erkitz, Arburu y Larro.
La mayor parte del itinerario aprovecha un Pequeño Recorrido (P.R. NA 4) con su distintivo blanco-amarillo y, ya en el tramo final, confluye con un tramo del Camino de Santiago Baztanés, señalizado con la típica flecha amarilla.
Se haga en la época que se haga, este recorrido es muy interesante, desde el punto de pista paisajístico y naturalístico, debido a la variedad de vistas espectaculares del Valle y los montes que le rodean, rincones entrañables, muchos caseríos, algunos de ellos convertidos en Casas Rurales, molinos y grandes prados, caminos tradicionales, delimitados con grandes lajas de piedra, y más o menos cuidados.
Todo ello unido a una exuberante vegetación con una gran variedad de árboles de gran porte, entre los que destacan robles, tanto el americano como el del país, castaños, fresnos, arces, algunas pináceas… y todo ello rodeado de infinidad de helechos y una rica ganadería de ovejas latxas, vacas suizas y pirenaicas y caballos.